Como hacerse millonario comprando acciones basura

Muchas personas seguro que habéis visto mas de una vez la película de Leonardo DiCaprio el Lobo de Wall Street donde podemos ver al famoso actor protagonizando a un jovencísimo inversor novato que al poco tiempo funda su propia empresa de inversión y se hace increíblemente rico en pocos meses comprando y vendiendo acciones de pequeñas empresas donde cada acción cuesta apenas unos pocos céntimos de dólar. Este caso lo podemos encontrar en muchos lados donde personas en la vida real han tenido el mismo éxito que Jordan Belfort en la película.

Hay muchas opciones donde puedes comprar acciones a centavo, pequeñas empresas que acaban de empezar y no tienen ningún valor real ya que su producto o servicio aún esta en desarrollo o simplemente es una idea plasmada en un papel. Estas empresas para poder capitalizarse sacan sus acciones a un precio muy reducido para captar el interés de los inversionistas y de esta manera poder ingresar dinero para tirar adelante su plan de negocio y poder tener un valor añadido real. En esta situación podemos encontrarnos que unas miles de acciones de este tipo de empresas  apenas puedan constarnos unos pocos dólares y hacernos de esta manera socios en los beneficios futuros de la empresa una vez comiencen a facturar.

En muchas ocaciones los inversores  generan una rentabilidad que triplica o incluso llega a multiplicar por diez su inversión inicial en meses. Se trata de una práctica legal, pero cuenta con muchas lagunas, y de ahí que los bancos de inversión e incluso los fondos de cobertura rechacen participar en ellas por su alto riesgo de perder el capital. Casi siempre son inversores particulares o fondos de inversión especializados en este tipo de empresas.

Hay que tener en cuenta que este tipo de inversiones aunque la inversión inicial sea modesta tiene muchas opciones de que se pueda perder el dinero invertido. Estas pequeñas empresas muchas veces no llegan a tirar adelante por la fragilidad que tienen al comenzar con una proyecto nuevo desde cero. Todos conocemos casos donde una empresa apenas a durado 6 meses y ha dejado un buen puñado de deudas a proveedores o incluso a organismos públicos como Hacienda entre otros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *