Acheter priligy en ligne
logo


Balanza de pagos en julio de 2013

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

En julio de 2013 la economía española registró un superávit por cuenta corriente de 1.625,2 millones de euros, el doble del registrado en el mismo mes de 2012 (829,5 millones).

details-images

Este notable incremento se explica, principalmente, por la mejoría del saldo comercial y, en menor medida, de los saldos de servicios y de rentas, que compensaron el aumento del déficit de la balanza de transferencias corrientes.

El saldo de la balanza comercial registró en julio de 2013 un déficit de 164,5 millones de euros, frente al déficit de 1.180,5 millones del mismo mes de 2012, debido al descenso de las importaciones (-4,7% en tasa interanual), ya que las exportaciones se mantuvieron relativamente estables. La mejoría del saldo de la balanza comercial se apoyó en la ampliación del superávit no energético, que contrarrestó el ligero incremento del déficit energético.

En julio de 2013, la balanza de servicios contabilizó un superávit de 5.510,0 millones de euros, frente a 5.158,5 millones en el mismo mes de 2012. Esta evolución reflejó la ampliación del saldo positivo de otros servicios, que ascendió a 1.022,2 millones de euros (753,2 millones en julio de 2012), y en menor medida del superávit de la balanza de turismo y viajes, que alcanzó 4.487,8 millones de euros (4.405,3 millones en julio de 2012).

La balanza de rentas registró un déficit por importe de 2.640,7 millones de euros en julio de 2013, por debajo del alcanzado el mismo mes del año anterior (2.735,6 millones). Por su parte, la balanza de transferencias corrientes acumuló un déficit de 1.079,6 millones de euros (412,8 millones en julio de 2012).

En julio de 2013, el saldo de la cuenta de capital, que recoge, entre otros conceptos, las transferencias de capital procedentes de la UE, contabilizó un superávit de 500,3 millones de euros (81,9 millones en julio de 2012).

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que mide la capacidad o necesidad de financiación generada por las operaciones no financieras de la economía española, fue positivo en julio de 2013, y notablemente superior al del mismo mes de 2012. En concreto, la capacidad de financiación se situó en 2.125,5 millones de euros, frente a 911,4 millones en julio de 2012.

En julio de 2013, las operaciones financieras de los distintos sectores residentes, excluido el Banco de España, medidas por el saldo de su cuenta financiera, originaron salidas netas de capital por valor de 2.864,3 millones de euros (17.304,5 millones en el mismo mes del año anterior). Por su parte, los activos netos del Banco de España frente al exterior disminuyeron en julio de 2013 en 368,3 millones de euros (18.879,4 millones en el mismo mes de 2012). Esta evolución se explica por la disminución de los otros activos netos del Banco de España, en 1.445,7 millones de euros (2.001,5 millones en julio de 2012), así como de las reservas, en 97,6 millones de euros (2.025,4 millones en julio de 2012). Por su parte, los activos netos del Banco de España frente al Eurosistema se incrementaron en 1.174,9 millones de euros (frente a un descenso de 14.852,6 millones en el mismo mes del año anterior).

Las salidas netas de la cuenta financiera, excluido el Banco de España, se concentraron en la otra inversión, mientras que se generaron entradas netas en el resto de instrumentos. En concreto, las inversiones directas dieron lugar a entradas netas de 1.818,6 millones de euros en julio de 2013 (salidas netas por valor de 680,7 millones en julio de 2012), al ser las entradas generadas por las inversiones directas del exterior en España, que se situaron en 1.961,6 millones de euros (frente a unas desinversiones, es decir, salidas de fondos, por valor de 606,1 millones en julio de 2012), superiores a las salidas propiciadas por las inversiones directas de España en el exterior, que ascendieron a 143,0 millones de euros (74,6 millones en julio de 2012). Las inversiones de cartera registraron en julio entradas netas de fondos, que ascendieron a 5.392,4 millones de euros (salidas netas por valor de 6.012,6 millones en el mismo período de 2012). Las entradas generadas por las inversiones de cartera del exterior en España, por valor de 10,6 millones de euros (frente a unas desinversiones, es decir, salidas de fondos, por valor de 12.675,5 millones en julio de 2012), se sumaron a las entradas registradas por las inversiones de cartera de España en el exterior (es decir, desinversiones), que alcanzaron 5.381,8 millones de euros (6.662,9 millones en julio de 2012). Las otras inversiones (préstamos, depósitos y repos, fundamentalmente) dieron lugar en julio de 2013 a salidas netas de 10.798,6 millones de euros (14.232,1 millones en el mismo mes de 2012). Estas salidas netas se explican porque las salidas generadas por las otras inversiones del exterior en España, es decir desinversiones, por importe de 43.749,9 millones de euros (23.503,3 millones en julio de 2012), fueron superiores a las entradas generadas por las otras inversiones de
España en el exterior, también desinversiones, por importe de 32.951,3 millones de euros (9.271,2 millones en julio de 2012). Por último, en julio de 2013, las operaciones con instrumentos financieros derivados originaron entradas netas de fondos que se situaron en 723,3 millones de euros (3.620,9 millones en el mismo mes de 2012).

En los siete primeros meses del año 2013, la balanza por cuenta corriente acumuló un superávit de 82,2 millones de euros (frente a un déficit de 16.148,6 millones en el mismo período de 2012). Esta evolución reflejó la notable corrección del déficit comercial, seguida por la mejora de los saldos de rentas y de servicios. Por el contrario, el déficit de la balanza de transferencias corrientes se incrementó.

El déficit acumulado de la balanza comercial en los siete primeros meses de 2013 se situó en 2.882,2 millones de euros (16.829,7 millones en el mismo período del año anterior), en un contexto de crecimiento de las exportaciones y de descenso de las importaciones (6,9% y -3,1% en tasa interanual, respectivamente). La reducción del déficit comercial se explica por la apreciable ampliación del superávit no energético y, en menor medida, por la disminución del déficit energético.

En la balanza de servicios, el superávit acumulado entre enero y julio de 2013 ascendió a 21.599,0 millones de euros (20.343,9 millones en el mismo período del año 2012), como resultado de la ampliación tanto del superávit de turismo y viajes como de los otros servicios. Así, el saldo positivo de la rúbrica de turismo y viajes aumentó hasta situarse en 18.363,4 millones de euros (17.653,2 millones en el mismo período del año previo). A su vez, el superávit de los otros servicios avanzó hasta alcanzar un importe de 3.235,6 millones de euros (2.690,7 millones en el mismo periodo del año 2012).

El déficit de la balanza de rentas disminuyó en los siete primeros meses de 2013 hasta 11.263,7 millones de euros (13.721,2 millones en el mismo período de 2012). Por último, el déficit acumulado hasta julio de 2013 por la balanza de transferencias corrientes aumentó hasta situarse en 7.370,9 millones de euros (5.941,6 millones en el mismo período del año anterior).

La cuenta de capital acumuló en los siete primeros meses de 2013 un superávit de 4.405,4 millones de euros, superior al del mismo período de 2012 (2.475,3 millones).

La economía española experimentó en los siete primeros meses de 2013 una capacidad de financiación de 4.487,6 millones de euros, en claro contraste con la necesidad de financiación acumulada en igual período del año previo (13.673,2 millones). La cuenta financiera, excluido el Banco de España, originó entradas netas por valor de 38.632,8 millones de euros en los siete primeros meses de 2013 (salidas netas por valor de 242.428,0 millones en igual período del año 2012). En consecuencia, entre enero y julio de 2013, los activos netos del Banco de España frente al exterior aumentaron en 50.139,5 millones de euros (frente a una disminución de 255.669,4 millones en el mismo período de 2012). Dicho incremento se concentró fundamentalmente en los activos netos del Banco de España frente al Eurosistema, que aumentaron en 55.920,5 millones de euros (frente a un descenso de 248.293,6 millones en los siete primeros meses de 2012). Por su parte, las reservas se ampliaron en 308,9 millones de euros (2.083,2 millones en 2012). Los otros activos netos del Banco de España descendieron 6.089,9 millones de euros (9.458,9 millones en el mismo periodo del año anterior).

En los siete primeros meses de 2013, las entradas netas de la cuenta financiera, excluido el Banco de España, fueron el resultado de las entradas netas generadas, principalmente, por las otras inversiones y, en menor medida, por las inversiones directas y los derivados financieros, mientras que se generaron salidas netas en las inversiones de cartera. Las inversiones directas originaron entradas netas de 11.271.6 millones de euros (3.586,7 millones en los siete primeros meses de 2012). Las inversiones directas de España en el exterior dieron lugar a salidas por valor de 5.891,2 millones de euros entre enero y julio de 2013 (3.992,0 millones en el mismo período de 2012). Estas salidas fueron inferiores a las entradas registradas en concepto de inversiones directas del exterior en España, por un importe de 17.162,8 millones de euros (7.578,7 millones en el mismo período de 2012). Las inversiones de cartera generaron salidas netas por valor de 4.946,7 millones de euros (92.506,9 millones en el mismo período de 2012).

Las inversiones de cartera de España en el exterior originaron entradas, esto es, desinversiones, por valor de 10.240,4 millones de euros (12.840,0 millones en los siete primeros meses de 2012), inferiores a las salidas de fondos registradas por las inversiones de cartera del exterior en España, también desinversiones, por importe de 15.187,1 millones de euros (105.346,9 millones de euros en los siete primeros meses de 2012). Las otras  inversiones (fundamentalmente, préstamos, depósitos y repos) acumularon hasta el mes de julio de 2013 entradas netas por valor de 30.212,6 millones de euros (salidas de 159.513,2 millones en el mismo período del año previo). Las otras inversiones del exterior en España dieron lugar a salidas, esto es, desinversiones, que ascendieron a 3.734,4 millones de euros (104.226,9 en los siete primeros meses de 2012), y que fueron ampliamente superadas por las entradas generadas por las otras inversiones de España en el exterior, también desinversiones, por valor de 33.947,1 millones de euros (frente a unas salidas de 55.286,4 millones entre enero y julio de 2012). Por último, las operaciones con instrumentos financieros derivados originaron en los siete primeros meses de 2013 entradas netas por valor de 2.095,2 millones de euros (6.005,5 millones en el mismo período de 2012).